Testimonios del Congreso

CELIO TURINO (Creador del Programa Puntos de Cultura – Brasil)

Somos herederos de todas nuestras tradiciones. De los quipus, de las luchas revolucionarias del mundo, de las experiencias nacionales, de nuestros viejos, de nuestros cantos, de nuestras voces y también de nuestros silencios. Eso es la Cultura Viva, esos son los puntos de cultura. No nacieron en Brasil, nacieron mucho antes. Esta nueva lucha es tan revolucionaria o más, ya que habla por nuestras tradiciones, por nuestros corazones, por nuestra identidad, y depende de América Latina construir ua nueva sociedad.

IVÁN NOGALES (Fundador de Compa-Teatro Trono / Anfitrión del Congreso – Bolivia)

Para llegar a esto, las viejas trayectorias también deben ser homenajeadas. Las tradiciones socialistas, anarquistas o del arte indígena. Nuestros pueblos se construyeron sobre la sepultura de sus monumentos. No se puede pensar ninguna revolución sin sus cantores o poetas. Pero siempre hemos sido la caja de resonancia, el apoyo estético, la bulla de las grandes narrativas de cambio social. Nosotros queremos dialogar. Estamos haciendo un tremendo boquete para dialogar horizontalmente con el estado, para que se amparen nuestras prácticas comunitarias. ¿Estamos coqueteando con el poder o el poder ha entendido que es importante el trabajo con nuestras comunidades para la descolonización?

HUGO «CACHORRO» GODOY (Secretario General Adjunto CTA)

La cultura es el vínculo fundamental para transformar nuestras realidades. Que el símbolo de la Cultura Viva Comunitaria sea el mundo puesto patas para arriba, es quizás el símbolo más fuerte de la voluntad de transformar. Tenemos que tomar lo mejor de nuestras culturas, historias e identidades. La alegría, la belleza, la poesía y el amor, son las fuentes de encuentro y de riqueza que nos permiten fortalecernos en nuestras diversidades. Este Congreso nos permite eso, fortalecer la capacidad de crear para transformar nuestras sociedades.

JORGE MELGUIZO (Ex ministro de Cultura de Medellín – Colombia)

En toda Latinoamérica hay voces de organizaciones, personas, inventos, proyectos, sueños, realidades y esperanzas. ¿Qué pasaría si los gobiernos las escucharan y apoyaran decididamente sus acciones? A lo mejor, sólo a lo mejor, si nos decidiéramos a aprobar el 1% para la cultura y el 0,1% para la cultura comunitaria, podríamos encontrar mejores oportunidades en nuestros países.

INÉS SANGUINETTI (Crear Vale la Pena – Red Latinoamericana de Arte y Transformación Social)
En este Congreso hay funcionarios, legisladores, servidores públicos y distintos representantes de gobiernos. Les pedimos que hagan un recorrido crítico, que conozcan sus terriotorios y sus prácticas. No crean que porque están implementando programas de difusión, eso es trabajar con la Cultura Viva Comunitaria.

ALEJANDRA AROSTEGUI (Creadora de los Cruzavías, organización de 9 de Julio, Provincia de Bs. As. Referente de Pueblo Hace Cultura)
Es maravillosa la coincidencia latinoamericana. Las diferencias son aparentes, ya que en el fondo todos luchamos por una vida más digna, por una vida más justa, por una vida en comunidad, por una construcción colectiva de la vida. Superando el individualismo impuesto por el capitalismo a nivel mundial. Latimos juntos por una Latinoamérica libre, y la semilla para eso está puesta y está creciendo.

2 comentarios
  1. Iara Machado
    Iara Machado Dice:

    Estoy muy agradecida de poder participar del Congreso de la Cultura Viva Comunitaria, porque penso que se trata de un proyecto revolucionario de formas de producir cultura. La cultura viva no es uma representación de la realidade, pero es la propria … no es más la representación de la flor, más sí, la flor. Ella, o mejor, ellas, las culturas vivas, no caben en los canones europeus y norteamericanos que evaluen el arte y la cultura dentro de la logica del mercado, porque presuponen que todas las personas pueden hacer arte y la cultura es vida. La Cultura Viva Comuntaria ajunta arte y vida, cuerpo y alma, matemática y filosofia, economia y cultura. Es la expresión de las “epistemologías del sur”, de un conocimiento complejo, proprio del Minotauro de Borges y Cortázar que sobrevive al labirinto imperial. Así, tenemos el deber ético de libertar el Minotauro de la razón colonial, haciendo com que el Estado y la sociedad reconozcan la Cultura Viva Comunitária como una salida para la descolonización de nuestros pueblos!

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *